Viviendo en 4 mundos distintos.

¿Por qué hay 4 estaciones en el año?

Autora: Carolina Cárdenas Figueroa (anacarfi7593@gmail.com)

Editores: Samantha Vargas, Lissy Gross y David Cuaspud

Al vivir una nueva experiencia de estar en un país en el cual ocurren las 4 estaciones a lo largo del año (viniendo de Ecuador), resulta curioso pensar el hecho de haber transitado por la misma calle hace unos meses bajo un sol sofocante, luciendo ropa de verano y después de algunos meses hacerlo sintiendo el soplo del viento helado y para lo cual necesitas abrigarte mucho. Las 4 estaciones se resumen en sentir meses calurosos veraniegos, observar colores otoñales maravillosos, admirar hermosas flores primaverales e incluso acostumbrarse al frío incómodo de invierno. Es decir, somos conscientes de los cambios biológicos y físicos, pero ¿sabemos cuál es la causa de que este fenómeno ocurra?

Intuitivamente tendemos a pensar que el cambio de estaciones tiene que ver con la cercanía de la Tierra al Sol. No obstante, esto resulta erróneo, puesto que la razón de que exista mayor cantidad de horas de luz solar no está relacionada con esto. La explicación se debe a que la Tierra está inclinada sobre su eje en relación con el plano orbital, las estaciones son la consecuencia natural del movimiento del eje del planeta con respecto a su órbita (Arriols, 2018).

¿A qué se refiere este eje de la tierra?

Es un polo o una línea imaginaria que atraviesa a la tierra de arriba hacia abajo. Aunque no lo percibamos, la tierra está moviéndose constantemente alrededor de ese eje (conocido como movimiento de rotación), hecho por el cual existe el día y la noche; es decir, una parte de la tierra reciba luz solar cuando la otra no: pensemos que mientras hoy en Argentina son las 21:37, en Australia son las 10:38 del día siguiente. Mientras gira de esta manera, nuestro planeta también lo hace alrededor del sol en una gran órbita, completando este ciclo en aproximadamente 365 días (movimiento de traslación) (Science Buddies, 2014).

Si el eje de la Tierra se encuentra inclinado, de tal forma que el hemisferio norte se encuentra hacia el sol, recibirá más rayos de luz solar, siendo verano en este punto geográfico. De esta forma habrán más horas de luz en el día con respecto a lo que sería invierno: tiempo en el cual el hemisferio sur está inclinado hacia el sol y por ende es verano en este lugar. Por lo tanto, las estaciones en el hemisferio norte son opuestas a las del hemisferio sur en un determinado punto del año (Imagen 1) (National Geographic).

En el hemisferio norte, el invierno generalmente comienza el 21 o 22 de diciembre: día conocido como el solsticio de invierno, aquel con el período de luz más corto en el año. Mientras que, el verano comienza el 20 o 21 de junio, el solsticio de verano que tiene la mayor cantidad de luz diurna de todos los días del año. La primavera y el otoño comienzan en los equinoccios, es decir, cuando los días tienen la misma cantidad de luz y oscuridad. El equinoccio vernal o primaveral es el 20 o 21 de marzo, y el equinoccio otoñal el 22 o 23 de septiembre. (Imagen 2) (National Geographic; NASA Space Place’s).

El año con cuatro estaciones se da en las llamadas latitudes medias, es decir, lugares que no se encuentran cerca de los polos ni del ecuador. Como consecuencia, los países cercanos a la línea ecuatorial tendrán aproximadamente la misma cantidad de luz y oscuridad durante todo el año. Mientras que las regiones polares la cantidad de luz en verano e invierno cambian drásticamente, siendo así que, en Barrow, la ciudad situada más al norte de Alaska, permanecerá iluminada todo el día (entre mayo y principios de agosto) y en total oscuridad, en una noche “eterna” (entre noviembre y enero) (Imagen 3).

¿Cuál es la importancia de este fenómeno?

Dicho fenómeno es intrínseco del planeta tierra y por lo tanto ha existido desde los inicios de este. Por lo tanto, la forma de vida existente en la tierra es consecuencia de estos ciclos estacionales. Hechos tan importantes como la floración ocurrida en primavera o las migraciones de algunos animales hacia distintos puntos geográficos dependiendo de la estación y condiciones climáticas para llevar a cabo sus ciclos reproductivos (Arriols, 2018).

En conclusión, resulta importante conocer la razón de los fenómenos que experimentamos en nuestra vida. Existen miles de hechos que hemos incorporado de tal manera en nuestra vida, que olvidamos preguntarnos el porqué de ellos. Las 4 estaciones son eventos maravillosos, que además de ofrecer paisajes y ambientes excepcionales son influyentes en todo lo que conocemos como vida y formación geográfica de nuestro planeta Tierra.

Referencias:

Arriols, E. (2018). Por qué existen las estaciones del año. Ecología Verde. Recuperado de https://www.ecologiaverde.com/por-que-existen-las-estaciones-del-ano-1639.html

Science Buddies, 2014. Seasonal Science: The Reasons for the Seasons. Scientific American. Recuperado de https://www.scientificamerican.com/article/seasonal-science-the-reasons-for-the-seasons/

National Geographic. (2011). Season. Recuperado de https://www.nationalgeographic.org/encyclopedia/season/

NASA Space Place (2021). What Causes the Seasons? Recuperado de https://spaceplace.nasa.gov/seasons/en/

Emprendimiento de Divulgación Científica hecho por científicos/as. Tenemos la misión de promover el impacto de la ciencia en el desarrollo de la sociedad.

Emprendimiento de Divulgación Científica hecho por científicos/as. Tenemos la misión de promover el impacto de la ciencia en el desarrollo de la sociedad.