¿Quién fue Wallace y qué relación tuvo con el origen de las especies?

Autora: Paola C. Guadalupe

Editores: Lissy Gross, Samantha Vargas y David Cuaspud.

allace nació el 8 de enero de 1823 en Gales dentro de una familia con bajos recursos económicos, por lo que a sus 13 años dejó sus estudios para dedicarse a trabajar. A pesar de no tener una formación académica, mostraba una gran afición por la lectura, por lo cual su educación fue autodidacta. A lo largo de los años a través de sus diferentes trabajos pudo aprender de topografía, arquitectura, construcción entre otras cosas. Además, en su tiempo libre pasaba en la biblioteca estudiando libros de botánica e historia. Uno de los libros por los cuales decidió viajar a los trópicos fue las narraciones de los viajes de Humboldt (Ruiz, 2009).

Tenemos que tener en cuenta que en el siglo XIX el desarrollo de la ciencia estaba ligada a los museos de historia natural, para lo cual Wallace, considerado un naturalista, tenía que realizar un viaje con fines científicos y comerciales con el cual se beneficiaría de conocimiento sobre el origen de diversos organismos. Entonces, se planteó ir a lugares donde las especies no eran conocidas, siendo en esa época las regiones del trópico, en especial el Amazonas (Fonfria, 2014). En 1848, a sus 25 años, Wallace y su amigo Henry Walter Bates partieron rumbo a Pará- Brasil y tras un mes en bote llegaron a Pará. Wallace quedó encantado con el paisaje que observaba todos los días describiendo lo siguiente:

“…cuando el sol aparece en un cielo despejado, la ciudad de Pará, rodeada por la densa selva, y dominada por palmeras y plataneras, alegraba nuestra vista, apareciendo doblemente hermosa por la presencia de esa lujuriosa producción tropical en estado natural” (Wallace, 1853).

Durante todo el tiempo que estuvo en Brasil realizó expediciones en los ríos del Amazonas y Río Negro, llegando a sitios inexplorados. En su estancia en Brasil contrajo fiebre amarilla en varias ocasiones. En 1952, se planteó regresar a Inglaterra junto con sus colecciones y anotaciones, ya que eran muy cotizadas en Europa. El 12 de julio de 1952 zarpa de Pará y tres semanas después, su barco naufraga perdiendo la mayoría de sus pertenencias. Estuvo a la deriva en un bote salvavidas, solo pudo salvar su reloj, una caja con dibujos de árboles, plantas, paisajes, herramientas de los indios y peces, pero el resto de sus colecciones, incluyendo sus especímenes vivos se perdieron. Fue rescatado el 16 de agosto por un barco que regresaba a Inglaterra. Esta experiencia fue crucial para que Wallace se desarrolle como un buen explorador y su principal habilidad fue la observación (Fonfría, 2014; Gallardo, 2013).

En 1954, Wallace realizó un viaje con destino al archipiélago de Malayo (en la actualidad es Malasia, Bali, Timor Oriental y Papúa-Nueva Guinea). Allí pudo estudiar especímenes como mariposas, escarabajos y orangutanes. Dentro de sus trabajos más destacados está la descripción de 20 nuevas especies de mariposas pertenecientes a la familia Papilionidae y comenzó a proponer ciertas hipótesis acerca de la evolución (Gallardo, 2013). En 1955 en sus expediciones a Bali y Ampanam, por medio de sus observaciones obtuvo datos sobre la distribución geográfica de los animales en estas dos islas, las cuales tenían una superficie, relieve, climas similares; y estaban relativamente cerca. Sin embargo, la fauna de una isla era muy diferente a la otra; lo que le permitió afirmar que “pertenecen a dos provincias zoológicas bastante diferentes, de las que forman sus límites extremos” (Wallace, 1869). Para probar tomó como ejemplo las cacatúas que son aves que se encuentran en Australia y las Molucas (Cacatua moluccensis) (figura 1a.) pero son desconocidas en las islas de Java, Borneo, Sumatra y Malaca. Mientras que en Lombock existe Plyctolophus sulphurens (Figura 1b.) como especie abundante pero no se encuentra en Bali; Esto hace referencia a que la Isla de Lombock (Figura 1.) es un extremo occidental del área de distribución de estas aves, con esto comenzó a recopilar información para uno de sus mayores descubrimientos conocido como “la línea de Wallace” y por ello es considerado como el padre de la Biogeografía (Figura 1).

a.
b.
Figura 1. Descripción gráfica sobre la línea de Wallace en la cual Lombok es el extremo occidental para la distribución de cacatúas; a) Cacatua moluccensis distribuidas en Australia y Molucas, pero son desconocidas en las islas que se encuentran a la izquierda de la línea de wallace. b) Plyctolophus sulphurens que existe en Lombok sin embargo no se encuentra en Bali.

Para 1862, había contribuido con más de 50 artículos científicos relacionados con la diversidad de Malayo. La colección que había enviado a Inglaterra ascendía a los 125.000 especímenes.

Te preguntarás si Wallace viajó por muchos años ¿Cuándo conoció a Chales Darwin? En una de sus colecciones, envió un pato doméstico a Darwin y por la peculiaridad de sus colecciones Darwin lo hizo parte de la red de recolectores, los cuales enviaban de distintas partes del mundo ejemplares. Darwin escribió a Wallace por primera vez en 1855 con algunas peticiones, desde ese entonces comenzaron a escribirse con regularidad (Gallardo, 2013). Tras una publicación de Wallace sobre la formación de las especies recibe una carta de Darwin felicitándolo en la cual decía:

“Por su carta e incluso más por su artículo publicado en Annals, hace un año o más, puedo ver claramente que hemos pensado de una manera muy parecida y hasta cierto punto hemos llegado a conclusiones similares. Con respecto al Artículo aparecido en Annals, coincido con la verdad de casi cada palabra de su artículo; y me imagino que usted coincidirá conmigo en que es muy raro encontrarse uno mismo coincidiendo de una manera tan estrecha con cualquier artículo teórico; pues es lamentable como cada hombre saca sus propias conclusiones diferentes de los mismísimos hechos”.

Pero también dejó en claro que él llevaba mucho tiempo trabajando en el origen de las especies casi 20 años desde que regresó de su expedición en las Islas Galápagos con lo cual escribió “No sé cuánto tiempo piensa usted estar en el archipiélago Malayo; ojalá pudiera beneficiarme de la publicación de sus Viajes antes de que apareciera mi trabajo, pues no hay duda de que recogerá una gran cosecha de datos.” Con lo cual Wallace entendió que podrían trabajar en conjunto e indicó que no tenía ningún interés de publicar acerca del origen de las especies, pues necesitaba de muchas investigaciones y en el lugar donde se encontraba no tenía los recursos que en Inglaterra (Gallardo, 2013).

Entonces ¿Cómo llega averiguar el misterio de las especies? En 1858 contrae malaria y en el período de malestar comienza a leer, observar y reflexionar sobre este tema que le obsesionaba tanto como a Darwin. Un día en medio del malestar recuerda a Malthus (Economista reconocido por su teoría de crecimiento poblacional está limitado por los recursos) su principio de población, hace referencia al control positivo al incremento, es decir tras incrementar la población este control se presenta como enfermedad, accidentes, guerras y hambre. Estas causas podrían aplicarse a las especies ya que si no existiera un control el mundo estaría poblado de los individuos que se desarrollan rápidamente (Ruíz, 2014).

¿Cuál es la respuesta que Wallace se planteó? La razón por la que algunos individuos viven y otros mueren se deba a que los mejor adaptados viven. Con esto Wallace escribió “On the Tendency of Varieties to Depart IndeFinitely from the Original Type” conocido por el ensayo de Ternate, donde describió toda su actividad que materializó en travesía por el archipiélago de Malayo y sus afirmaciones acerca del origen de las especies, este ensayo junto con otras cartas fueron enviadas el 9 de marzo de 1858. Aquí surge uno de los temas más controversiales en la biología evolutiva ya que Darwin dijo que recibió la carta el 18 de junio de 1858, sin embargo, otra de las cartas que se envió en conjunto para el Bates (amigo de Wallace) la recibió el 3 de junio. Según Darwin concluyó con su estudio sobre el origen de las especies el 8 de junio de 1858 y no tenía intención de publicar hasta que recibió el ensayo de Wallace. Darwin consultó con algunos amigos (Charles Lyell y Joseph Dalton Hooker), los cuales decidieron darle privilegio intelectual de tal descubrimiento a Darwin; pero, a su vez tenía que publicar el ensayo de Wallace (Gallardo 2013; Fonfría, 2014; Ruíz, 2014).

A mi parecer la teoría de Darwin y Wallace fue una revolución científica y cultural para el siglo XIX y es uno de los referentes principales en la biología de la evolución. Pienso que, si Wallace no hubiese desarrollado esta teoría, Darwin nunca hubiese encontrado las piezas que faltaban en su investigación, dado que si observamos el concepto de evolución es más amplio en la investigación de Wallace.

Referencias

Fonfría, J. 2014. Alfred Russel Wallace: Hacia la resolución del problema de las especies. Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa 54, 5–34.

Gallardo, M., 2013. Alfred Russel Wallace (1823–1913): Obra y figura. Revista chilena de Historia Natural 86: 241–250.

Ruiz, M. 2014. La extraordinaria vida de Alfred Russel Wallace (Él también merece ser celebrado). Recuperado el 22 de noviembre 2020 de: http://www.encuentros.uma.es/encuentros125/Wallace.pdf

Wallace, A. R. 1853. A narrative of travels on the Amazon and Rio Negro, with and account of the native tribes, and observations on the climate, geology, and natural history of the Amazon valley. Reeve & Co, London, 541 pp.

Wallace, A. R. 1869. The Malay Archipelago; The Land of the Orang-utan and the Bird of Paradise; A Narrative of Travel With Studies of Man and Nature. Harper & Brothers, New York, 638 pp.

Emprendimiento de Divulgación Científica hecho por científicos/as. Tenemos la misión de promover el impacto de la ciencia en el desarrollo de la sociedad.

Emprendimiento de Divulgación Científica hecho por científicos/as. Tenemos la misión de promover el impacto de la ciencia en el desarrollo de la sociedad.